Cada 28 de abril se conmemora el Día del Recambista, allá llamado Repuestero, recordando a los visionarios que consideraron hace seis décadas que la organización del sector era fundamental para su desarrollo.

La Cámara de La Plata (CRAYA) fue una de las primeras asociaciones que se formaron a nivel nacional, a fines de la década del 50. Por aquellos años, la industria mostró una fuerte expansión, con fábricas como Kaiser Argentina (IKA) en la provincia de Córdoba, Peugeot, Fiat, Renault, General Motors, Ford y Mercedes Benz.

Las calles y caminos se poblaron de modelos de automóviles que necesitaban el recambio de piezas y esa demanda creciente dio paso a creación de la Federación Argentina de Cámaras de Comerciantes de Repuestos Automotor (FACCERA), la entidad que agrupa a los “repuesteros” a nivel nacional.

En la actualidad, las principales contingencias para los recambistas argentinos pasan por la formación e información sobre las piezas en un parque cada vez más complejo, así como la reducción en el nivel de actividad y el alza en el tipo de cambio, lo que se traduce, en ciertos casos, en dificultades para el abastecimiento de algunas piezas importadas. A su vez, en la actividad advierten por el pernicioso avance del robo y la falsificación de piezas.