Simular un delito puede salir caro. Eso es lo que ha ocurrido en Huércal de Almería (Almería), donde ha sido detenido F. J. V. C., de 31 años, vecino de Benahadux (Almería), como presunto autor de dos delitos de simulación de delito, y J. J. D. M., de 26 años, vecino de Almería, como presunto autor de un delito de estafa, según informa La Voz de Almería.

La Guardia Civil inició la investigación el pasado marzo, tras la denuncia presentada en dependencias de la Guardia Civil de Huércal de Almería, en la que la víctima informó de que alguien había accedido a su taller mecánico, de donde se sustrajeron diferentes herramientas, entre las que destaca una máquina de diagnosis mecánica, valorada en más de 23.800 euros, según la factura que presenta, llegando el valor total de lo sustraído a 24.570 euros, según una estimación de la víctima.

Personados los agentes de la Guardia Civil en el taller para realizar la inspección ocular, estos no observan indicios de delito, ya que los propietarios del taller han arreglado los daños ocasionados en la puerta de acceso, así como ordenado el interior del taller, hecho este que llama la atención de los agentes y hace seguir varias vías en la investigación, entre ellas, la de simulación de delito.

En abril del presente año, F. J. V. C., vuelve a presentar denuncia en dependencias de la Guardia Civil por un hecho parecido, donde le sustraen una máquina de diagnosis similar a la anteriormente robada, valorada en esta ocasión en 25.614,49 euros, de la que también presenta factura. Al realizar la inspección ocular, los agentes de la Guardia Civil observan cómo nuevamente no existen signos violencia, ni de daños producidos por el robo, así como tampoco se observa nada revuelto en el interior del taller.

Así las cosas, los agentes del Área de Investigación del Puesto Principal de la Guardia Civil de Huércal de Almería, se ponen en contacto con J. J. D. M., persona que emite las facturas de las máquinas de diagnosis supuestamente sustraídas, con objeto de obtener una descripción y número de serie de las mismas.

Durante la entrevista que la Guardia Civil mantiene con J. J. D. M., informa a los agentes que él no ha expedido ningún tipo de factura por las supuestas máquinas, incluso pone en conocimiento que el encargado del taller le indica que si alguna vez lo llaman de algún seguro manifestara que sí había vendido dichas máquinas. Como resultado de las arduas actuaciones, a finales del mes de junio, la Guardia Civil lleva a cabo la detención de F. J. V. C. como presunto autor de dos delitos de simulación de delito, y de J. J. D. M., como presunto autor de un delito de estafa.