El coche es uno de los bienes más preciados por los amigos de lo ajeno. En España se roban cada día una media de 120 coches, más de 42.000 al año, según el informe de criminalidad del Ministerio de Interior con datos de 2017.

En algunos casos, los robos de coches se realizan para cometer otros delitos o simplemente para divertirse con ellos realizando carreras ilegales. En estos casos, los vehículos robados suelen ser más antiguos. Pero, la mayoría de las veces, los ladrones forman parte de bandas organizadas que se dedican a traficar con ellos, sacándolos del país para venderlos. España ocupa el tercer puesto como país dónde más robos de coches se cometen. Por delante se sitúan Italia y Reino Unido.

Sin duda, los vehículos tipo SUV o todocaminos son los preferidos por los ladrones de coches. Son coches que están de moda, muy demandados por los conductores por su versatilidad. Y dentro de los SUV, los que salen peor parados son los de gran tamaño, con un 60% de los robos, en especial un modelo japonés que acapara el 25% de la atención de los grupos organizados.

El resto de coches más robados se reparten entre berlinas premium y algún que otro compacto de moda. Por marcas, las preferidas son las alemanas, seguidas por las japonesas, británicas y suecas.

No en todas las ciudades se roba por igual. Las urbes más grandes y pobladas son las que tienen mayor índice de criminalidad por robo. Madrid acapara el 33% de los robos de coches, mientras que Barcelona se lleva el 13% y Málaga el 12%. Con más distancia le siguen Murcia y Cádiz (7% cada una), Córdoba y Sevilla (4% cada una) y Baleares (3%).

Atendiendo a la estacionalidad de los robos, se observa que el peor mes de robos de coches del año 2018 fue marzo, con una cuota del 12%. También noviembre, con un 11% de los robos, junio, con el 10%, y febrero, con el 9%, salen mal parados. El 32% de los robos se reparten a partes iguales entre abril, julio, agosto y diciembre, el 7% en enero, 6% en octubre y 4% en septiembre.

El seguro a terceros ampliado o combinado, además del seguro obligatorio de responsabilidad civil, incluyen otros seguros como el robo, lunas, incendio… En caso de contratar la cobertura de robo, la compañía aseguradora cubrirá los gastos o indemnizará al propietario que ha sufrido el robo de su vehículo, en función de las condiciones contratadas.

Hay que tener en cuenta que se considera robo cuando se ha forzado el vehículo o a su conductor para sustraer algún accesorio o el vehículo completo. Por lo general, las aseguradoras no incluyen el hurto o un robo provocado por negligencia del conductor o alguno de sus ocupantes, como dejarse alguna ventanilla bajada, las llaves puestas o la puerta abierta.