Agentes de la Policía Nacional han desarticulado en Gandia (Valencia) un taller clandestino de mecánica de vehículos donde presuntamente se explotaba a ciudadanos extranjeros. En la operación, la Policía ha detenido a tres hombres de 40, 46 y 63 años, de origen senegalés, peruano y español, respectivamente, los dos últimos por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores y el otro por infracción a la Ley de Extranjería, según ha informado la Jefatura Superior en un comunicado.

Las investigaciones se iniciaron al detectar los policías que una vivienda de Gandia se dedicaban a la reparación de vehículos particulares y a la compraventa de vehículos de ocasión, en la que se estaría explotando laboralmente a ciudadanos de origen extranjero.

Los agentes establecieron diversos dispositivos de vigilancia en las inmediaciones de la vivienda, que permitieron averiguar que la actividad laboral que se desarrollaba en la casa era la mecánica de coches para lo cual trabajaban cuatro ciudadanos de origen extranjero, entre los que se encontraba un matrimonio, de nacionalidad rumana, realizando labores de guardeses del recinto.

Estas personas trabajaban en penosas condiciones de salubridad, ya que habitaban en una dependencia del taller de muy pocos metros cuadrados y sin servicio. Los otros dos hombres, uno de origen búlgaro y otro rumano, realizaban las labores de mecánicos, sin estar dados de alta en la Seguridad Social.

Como consecuencia de las investigaciones, agentes de Extranjería y Fronteras de la Comisaría de Gandia junto con funcionarios de la Inspección de Trabajo de la Seguridad Social realizaron un control e inspección conjunta en el taller, que carecía de la correspondiente licencia de actividad, permisos y formalidades legales e infringía las normativas aplicables en cuanto a riesgos laborales.