La mayor parte de las tormentas eléctricas se producen coincidiendo con los meses de operación salida y retorno de vacaciones, según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Además, cada año se dan en España un promedio de 1.300.000 descargas eléctricas, especialmente en el periodo comprendido entre junio y septiembre. De hecho, la actividad tormentosa que está teniendo lugar estos días en buena parte de la Península ya ha alcanzado algún pico eléctrico, como el registrado el pasado 19 de junio, en el que se contabilizaron 10.974 rayos en todo el país.

En caso de verse en medio de una tormenta al volante de un vehículo, es importante mantener la calma y seguir algunos consejos que tienen su explicación científica. No bajar del coche, cerrar las ventanillas y apagar la radio serían las tres recomendaciones básicas que hacen los especialistas en el mantenimiento responsable de vehículos de EuroTaller a los automovilistas que se encuentren con tormentas eléctricas este verano.

Si circulamos dentro de un núcleo urbano, será bastante difícil, por no decir casi imposible, que nos alcance un rayo, pero no ocurre lo mismo si lo hacemos por carretera, lejos de la ciudad. No en vano, los rayos pueden transportar corrientes de 30.000 amperios de intensidad y 800.000 voltios de tensión y generar una energía en forma de calor de unos 8.000º C, aunque, en líneas generales, el interior de nuestro automóvil es un lugar seguro para hacer frente a una tormenta con aparato eléctrico. Sobre todo si se sigue una serie de consejos básicos como apagar la radio y cerrar las ventanillas. Además, si nos detenemos, será mejor hacerlo en un lugar seguro, alejado de vallas metálicas, tendidos eléctricos o balsas de agua, y permanecer dentro del coche procurando no entrar en contacto con las partes metálicas del vehículo.

También en verano, las tormentas eléctricas acostumbran a venir acompañadas de lluvias que, en muchos casos, pueden ser de gran intensidad, que pondrán a prueba a las escobillas limpiaparabrisas. Por ello, no hay que olvidar la revisión de este elemento cuando llega el verano, asegurándonos de que la parte de caucho que entra en contacto con la luna se encuentra en buenas condiciones y recorre la superficie de la luna de forma correcta y sin hacer ruido. Es recomendable cambiar este elemento al menos una vez al año, ya que el uso y los agentes externos como el los rayos del sol hacen que la parte de caucho se estropee y pierda sus propiedades.

Otro de los elementos que debe de estar en adecuadas condiciones es el sistema de iluminación. En medio de una fuerte tormenta, cuando la falta de visibilidad hace recomendable detener el coche en el arcén de la vía, o en otro sitio seguro, no debemos olvidarnos de señalizar adecuadamente nuestra posición haciendo uso de las luces del coche.

Igualmente, un sistema de frenos en perfecto estado y unos neumáticos con la presión y dibujo adecuados nos ayudarán a afrontar con garantías nuestro trayecto si nos sorprende una tormenta este verano. Adaptar la velocidad a las condiciones de visibilidad, el tráfico y las peculiaridades de la vía, evitando realizar maniobras bruscas e incrementando la distancia de seguridad, son otras de las recomendaciones de los expertos de EuroTaller para los conductores.