El desastre de la Fórmula Uno actual sólo se puede controlar con un 'lavado de cara', apunta la web especializada thebestf1.es. Ésa es la opinión de la FOM, la FIA y un grupo de estrategia, que proponen significativos cambios para el año 2017.

Mediante estas variaciones esperan recuperar la corona de la 'categoría reina' que, parece ser, la Fórmula Uno ha perdido a manos del Mundial de Resistencia.

El primero de los cambios se realizaría en cuestión de peso y medidas sobre los monoplazas. Así, el peso se reducuría en 50 kg., para hacer un poco más ligero y rápido el modelo de Fórmula 1 actual. Además, el ancho pasaría de ser de 1,8 a 2 metros.