1. Sistema de retención infantil homologado y acorde a la talla y peso del menor. Norauto recuerda que actualmente hay en vigor dos normas de homologación: la R44-04 y la R-129 (i-Size). La sillita de coche debe estar homologada bajo una de ellas. También es importante que la sillita esté buenas condiciones, que no se haya visto involucrada en ningún accidente o frenazo brusco, y que se instale adecuadamente, siempre siguiendo las indicaciones del fabricante.

2. Kit de primeros auxilios. Este botiquín debe contar con gasas estériles, alcohol yodado, tijeras, agua oxigenada, vendas y tiritas. Por supuesto, y en caso de ser necesario, se deberá llevar la medicación correspondiente. También es muy importante llevar agua para que los niños estén bien hidratados durante el trayecto.

3. Lector DVD portátil. Estas pantallas se colocan en el reposacabezas. Es vital que estén tanto el DVD como la sillita de coche están bien sujetas y que haya una separación entre el niño y la pantalla.

4. Espejo de vigilancia interior en el reposacabezas. Una opción muy recomendable según Norauto, especialmente si los niños van en sillitas de coche a contramarcha. De esta forma, el conductor y el copiloto pueden observar al menor en todo momento.

5. Fundas transpirables específicas para sistemas de retención infantil. Ayudan a que el niño no pase excesivo calor o sude mucho.

6. Un cojín cervical. Especialmente útil cuando los niños se quedan dormidos en el coche. Evitan malas posturas y aportan confort.

7. Kit de parasoles. Para pegar en las ventanillas y evitar que el sol moleste a los más pequeños durante el viaje.

8. Viaje con las mascotas. Es importante que vayan bien sujetas, ya sea con un arnés específico o un transportín (para los de menor tamaño). Si la mascota es grande, también podemos usar un transportín de mayor tamaño y colocarlo en el maletero. Si no hay una separación física entre el maletero y los ocupantes, se debe complementar el transportín con una rejilla divisoria.

9. Pegatina adhesiva que informe de la presencia de niños en el vehículo. De esta forma, alerta al resto de usuarios para que aumenten la distancia de seguridad con el automóvil y, sobre todo, incrementen la precaución.

10. Pequeños juguetes. Se recomienda no dejarles juguetes pesados, que tengan aristas o que puedan cortar o producir atragantamiento. También hay que tener en cuenta que en caso de accidente o frenazo brusco, pueden salir proyectados incrementando su peso considerablemente y pudiendo impactar contra alguna persona dentro del vehículo. Por ello, deben ser juguetes muy blandos sin partes duras y de peso muy ligero. Si no se utilizan, estos juguetes deben estar en un compartimento seguro y sujetos.