Dragsters 2000 es una pequeña firma familiar capitaneada por Manuel Domínguez, que junto a su hijo dirige las riendas de este singular taller dedicado a la chapa, pintura, restauración y transformación de vehículos.

 

El talento de esta familia queda patente en todos sus proyectos, sobresaliendo uno de sus últimos, la restauración completa de un Ferrari F40 accidentado. Su trabajo, totalmente manual, lo podemos conocer en el recomendable artículo publicado en la web motoryracing.com que les adjuntamos.