Imagínense. Un tanque Leopard 2, de más de 62 toneladas de peso y capaz de alcanzar los 72 km/h y 23 soldados de las fuerzas armadas holandesas alineados en medio de la carretera. El tanque, uno de los más rápidos del mercado, apura su frenada mientras los soldados apenas se inmutan, confiados en la pericia del conductor y en el rendimiento del sistema de frenado del acorazado -que, lamentablemente, no sabemos de qué marca son-.

Os resumimos algunas de las principales características de esta "bestia rodante". Se trata de un modelo diseñado en Alemania y usado por varios países, entre los que figura España como cliente. Lleva un motor diésel MTU MB 873 Ka 501 de 12 cilindros en V, 47,6 litros (47.600 cm³), 4 tiempos, sobrealimentado por los gases de escape, refrigerado por líquido y capaz de desarrollar 1.500 hp a 2.600 r.p.m. El sistema eléctrico y su encendido funcionan por medio de un montaje de ocho baterías de 12 voltios y 125 Ah y tiene una tensión eléctrica de servicio de 12 voltios. Trabaja en conjunto con la caja de cambios planetaria hidrocinética Renk HSWL 354, con freno auxiliar integral, de cuatro marchas adelante y dos hacia atrás, por medio de un convertidor de torsión. Proporciona en carretera 68 km/h, campo a través 50 km/h y marcha atrás 31 km/h.; cuenta con un depósito de combustible de más de 1.000 litros y suspensión con barras de torsión con amortiguadores rotativos y 5 topes hidráulicos a cada lado.

[iframe width="420" height="315" src="//www.youtube.com/embed/6VWHd_Ms1ro" frameborder="0" allowfullscreen ]