La última jornada organizada por el Gremi de Talleres de Barcelona ha debatido sobre la situación actual del acceso a la información técnica y la conectividad, así como las acciones de Cecra, Cetraa, Fecatra y el propio Gremi para impedir, según la entidad, “que prospere la situación monopolística que se dibuja por parte de los fabricantes de automóviles y defender el acceso telemático en tiempo real para todos los reparadores de automóviles, a los datos generados por el funcionamiento del automóvil y transmitidos online, como ayuda a una diagnosis, reparación y mantenimiento más eficiente y útil para el conductor”.

Celebrado el pasado 25 de febrero, el encuentro ha contado con la participación especial de Neofitos Arathymos, director de Tecnología de la Asociación Alemana de Talleres (ZDK) y asesor técnico del Comité Europeo del Comercio y Reparación de Automóviles (Cecra) en la Comisión de Acceso a la Información Técnica, que ha presentado en qué consiste la Telemetría en el contexto actual en Europa y sus consecuencias para el taller y el consumidor. También dio a conocer la respuesta que el sector de servicio del automóvil está estructurando para garantizar que, en la práctica, el consumidor siga gozando de la libre elección de taller, mientras que el profesional bien preparado y eficaz pueda ejercer con equidad de oportunidades.

Por parte del Gremi de Barcelona, intervinieron Celso Besolí y Ramón Casas, presidente y secretario general, respectivamente, quienes aportaron una visión del sector y las directrices bajo las que los talleres pueden actuar. “El encuentro ha sido un éxito no sólo por la gran asistencia de talleres y especialistas del sector, sino especialmente por la profundidad de las ponencias presentadas y el fructífero debate”, destacan desde la entidad. “Las conclusiones han de orientar a los talleres de nuestra demarcación en sus objetivos empresariales y apoyar las acciones de reivindicación del sector de la reparación del automóvil”.

Conclusiones

En primer lugar, la aplicación de la telemetría a la reparación del vehículo, tal como la está planteando la industria automovilística, es contraria a la libre competencia y transparencia del mercado, porque abre la puerta a obstáculos técnicos y económicos que pueden restringir la oferta de servicio para el vehículo y limitar, de facto, la libertad de elección de taller por parte del usuario.

Igualmente, los representantes del sector de talleres, a través de Cecra, han presentado en Bruselas un Documento de Posicionamiento exigiendo que “los sistemas electrónicos del vehículo deben basarse en un acceso interoperable, estandarizado, seguro y abierto a la plataforma para aplicaciones y servicios del vehículo, de conformidad con el artículo 12.2 del Reglamento (UE) 750/2015”.

Los representantes de los talleres en Europa también proponen la incorporación de la “Solución de Acceso a Terceros”, que posibilite la creación de plataformas de interfaz universales para que todos los talleres puedan acceder a la Información Técnica del vehículo en igualdad de condiciones. En este sentido, se presentó en la jornada una iniciativa de la Asociación Alemana de Talleres (ZDK) mediante esta tecnología.

Por otro lado, se prevé advertir las autoridades españolas, autonómicas y locales de los inconvenientes para los consumidores y las pymes del nuevo esquema de acceso del coche conectado, para que exijan mayor transparencia a las marcas y operadores privilegiados, así como más información al consumidor. Asimismo, se recomienda a los talleres un plan de digitalización del negocio por fases, mediante la incorporación progresiva de los niveles de acceso a la información técnica y de la conectividad, estructurando sus plantillas por funciones con formación especializada y contrastando las opciones tecnológicas a adoptar que den mejor respuesta a las necesidades y demandas de la clientela de cada taller.

El OBD, las diferentes opciones de máquinas de diagnosis y la posibilidad para todos los talleres de reparar vehículos Euro 5 y 6, no hubiera sido posible sin el trabajo de lobby que en Europa llevó a cabo el sector de la posventa organizado en asociaciones europeas como Cecra en Bruselas, Cetraa en España, y Fecatra y el Gremi de Barcelona en su ámbito, consiguiendo que se obligara a los fabricantes a facilitar el acceso a la información técnica. Ahora la normativa de acceso a la información técnica (RMI) se está revisando en base a las alegaciones del sector de la reparación.