La Asociación de Empresarios del Metal de Elche y Comarca (Aeme) celebra su 40º Aniversario con la adaptación a los tiempos como principal seña de identidad. Su presidente, Pablo Plaza, declara en el periódico El Mundo que “hemos superado juntos la crisis más profunda y global de la historia”. Esto significa que “lo más duro de la recesión ya ha pasado”, aunque, en su opinión, con el matiz de que “seguimos viviendo tiempos de incertidumbre” en los que “los empresarios tendremos que ser más tenaces, comprometidos e imaginativos que nunca”.

Los antiguos miembros de Aeme y las 125 empresas que aglutinan esta asociación que da trabajo a más de 2.000 empleados, se dieron cita el pasado fin de semana en el Centro de Congresos de Elche para celebrar su aniversario y su adaptación al tiempo actual.

Pablo Plaza también destaca la acentuación de otro fenómeno que ha afectado a las empresas del metal, como es el intrusismo laboral. “Nuestros asociados la han sufrido muchísimo en los últimos años, sobre todo entre los talleres de reparación de coches y los instaladores de fontanería y electricidad”. “Por eso, le pedimos ayuda a Consejería y nos la concedieron para publicitar el registro público de las empresas que el Gobierno Valenciano tiene y que están autorizadas para ejercer la actividad”, añade Remedios Lozano, secretaria técnica de la asociación.

“Aeme actúa y ponemos toda la maquinaria en marcha para ponerles freno”, explica el presidente, mientras que Lozano también pone el acento en la “peligrosidad” que supone. “Un coche no lo puede reparar cualquiera. Los talleres autorizados pasan muchos controles de seguridad industrial, medioambiental o prevención de riesgos y todo eso es garantía para el consumidor de que se le ofrece calidad y que al final revierte en beneficio de todos”.