Amarauto nacía oficialmente un 5 de julio de 1948, cuando se reunía la Junta General de los componentes del Subgrupo Sindical Provincial del Comercio de Accesorios y Recambios del Automóvil de Madrid, integrado en el Sindicato Provincial del Metal.

Así lo recordaron Ricardo Segura y Pedro Espinosa, presidente y secretario general de la asociación madrileña, respectivamente, en la ya tradicional cena de asociados, que se celebró la noche del 11 de julio, con presencia de un centenar de profesionales del sector.

Según recoge la circular de aquella reunión de 1948, firmada por Francisco Braojos, presidente de la Junta, “fue aprobado el Reglamento de este Subgrupo por la Asamblea, y la presidencia oficial manifestó que, desde aquel momento, la Junta del Subgrupo quedaba autorizada para comenzar su actuación, en bien provecho de los intereses comunes.

En consecuencia, contúna el documento, “la Junta ha comenzado las gestiones preliminares para el montaje y organización de nuestras propias oficinas, para cuya realidad -tan deseada- se han puesto al cobro los recibos de la cuota de entrada, que más bien pudiéramos llamar cuota de instalación”.

Hace 70 años, desde la entidad “rogaban” que se atendiera el pago de los recibos -”que lleva al efecto el portador de la presente”- para conseguir, lo más pronto posible, la puesta en marcha de los proyectos.

En esta primera circular de Amarauto, fechada el 10 de julio de 1948, se incluía una ficha, para que el receptor “se sirva de rellenarla y enviarla a quien suscribe esta carta (Francisco Braojos), aclarando a usted que los datos que se consignen en ella son rigurosamente confidenciales”.