El mercado de vehículos de ocasión en la Comunidad de Madrid ha vendido 94.314 unidades en el primer cuatrimestre del año, lo que supone un 46% más en comparación con el mismo periodo de 2020, que estuvo marcado por la crisis sanitaria. En concreto, en el mes de abril se entregaron un total de 25.847 vehículos, según datos de MSI para Faconauto.

Desde AMDA destacan el incremento de ciudadanos que optan por adquirir un vehículo de segunda mano a través de un concesionario, “conscientes de que comprar a profesionales es sinónimo de seguridad y tranquilidad”. Además, dado que la edad media del parque de VO que se vende a través de concesionarios oscila entre los 0 y los 7 años, se convierten, según la asociación, “en un elemento clave para lograr que los vehículos que circulan por nuestras carreteras sean cada día más eficientes y seguros”. Igualmente, los grandes avances en el proceso de digitalización que han vivido los concesionarios en los últimos años han permitido la apertura de nuevos canales de venta, facilitando todo el proceso.

Desde la Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles (AMDA) señalan las siguientes razones a tener en cuenta a la hora de adquirir un vehículo de ocasión:

  • Libro de mantenimiento. Este documento es considerado como el historial mecánico del coche. En él constan y se certifican los resultados de cada revisión, las instrucciones exactas para los cuidados que necesita y las visitas históricas al taller. “Los vehículos de ocasión vendidos en concesionarios se someten a una revisión previa a su puesta en venta. En el caso de los vehículos vendidos por particulares, esta revisión raramente se realiza”, afirma Carlos Bustillo, presidente de AMDA.
  • Trazabilidad del vehículo. Los concesionarios oficiales entregan los vehículos -que han sido del propio concesionario- siempre con el libro de revisiones, al igual que aquellos que proceden de cambio en los que el anterior propietario lo entregó. “En cambio, en el mercado de segunda mano hay que tener cuidado ya que puede haber manipulación del cuentakilómetros”, señalan desde AMDA.
  • Garantía. La compra-venta entre particulares está fundamentada en el Código Civil, por lo que el vendedor está obligado únicamente a que el vehículo esté libre de cargas, gravámenes o vicios ocultos y debe responder ante cualquiera de estos casos durante seis meses. Sin embargo, los concesionarios ofrecen una garantía mínima de un año con contrato. “Esta garantía aporta tranquilidad y seguridad al comprador, ya que si el vehículo tiene un defecto que no se ha detectado en el momento de la compra y se localiza dentro del periodo de garantía, el concesionario debe repararlo sin coste para el comprador”, apunta Bustillo.
  • Ahorro de tiempo y dinero. Los concesionarios suelen ofrecer la posibilidad de financiar el pago del vehículo con el fin de facilitar la adquisición, una ventaja que no se hace en la compra-venta entre particulares. Si el comprador desea financiación, debe buscarla por su cuenta.
  • Trámites administrativos. En el momento de la venta de un vehículo de ocasión es necesario realizar ciertos trámites que, en el caso de realizar la compra en un concesionario, no supone un gasto extra ni un trabajo de gestión por parte del comprador. Por ejemplo, el proceso de los concesionarios oficiales siempre transfiere el coche al nombre del comprador.