El anunciado Plan Moves 2020, al que el presidente del Gobierno hizo mención en su discurso del 31 de mayo, ha sido aplazado tras no ser incluido en el orden del día del Consejo de Ministros del 2 de junio. “Los concesionarios estamos muy preocupados por este aplazamiento, ya que nos encontramos dentro de una situación límite, por lo que se está viendo comprometida nuestra rentabilidad y supervivencia”, declara Carlos Bustillo, presidente de la Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles (AMDA).

La segunda edición del Moves iba a contar con una dotación presupuestaria de 65 millones de euros y daría ayudas de hasta 5.500 euros a la compra de coches eléctricos e híbridos.

Los concesionarios madrileños suponen alrededor del 40% de las ventas totales de vehículos en España y para los asociados de AMDA este plan Moves 2020 supondría "una ayuda necesaria para reactivar las ventas de automóviles es un momento especialmente crítico, que se agudiza por las expectativas de los clientes en un plan de ayudas que no llega y que está paralizando las ventas".

Los concesionarios prácticamente no tenemos beneficios en cada unidad de vehículos nuevos que vendemos, con lo que carecemos de margen para poner en marcha promociones por nosotros mismos. Para ello necesitamos de planes como el Moves, que es nuestra única tabla de salvación y también de los puestos de trabajo que intentamos mantener”, lamenta el presidente de AMDA.

AMDA pide al Gobierno que el prometido Programa de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible (Moves) llegue tal y como estaba previsto, y sin más retrasos. O que, al menos, se concrete en un plan más amplio de reactivación del sector del automóvil que incluya acciones integrales de apoyo al automóvil a lo largo de toda la cadena de valor, al tiempo que logre impulsar una transición rápida hacia vehículos más limpios.