La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), junto con diversos agentes económicos y sociales, se ha adherido a la “Declaración por una Economía Circular 2018-2020” en un acto celebrado en la mañana del 18 de septiembre en Madrid.

Esta Declaración, liderada por los Ministerios de Agricultura y Alimentación, Pesca y Medio Ambiente, y Economía, Industria y Competitividad, tiene como objetivo avanzar hacia un nuevo modelo en el que los productos, materiales y recursos se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible.

De esta forma, se quiere potenciar una sociedad más eficiente en el uso de los recursos, que produzca la menor cantidad de residuos y, aquellos que no puedan ser evitados, tengan las máximas garantías para la salud y el medio ambiente.

“La industria española fabricante de automóviles y camiones se adhiere a esta Declaración con el convencimiento de que una economía sostenible y de futuro es aquella que genera el menor impacto posible en el medio ambiente”, aseguran desde ANFAC.

La patronal destaca que esta industria “cuida especialmente en sus factorías reducir al mínimo posible el uso de recursos naturales en los procesos industriales, generando, además, cada vez una menor cantidad de residuos y que éstos, a ser posible, no tengan impacto en el entorno”. Por ejemplo, los residuos generados se han reducido en torno a un 25% en los últimos diez años.

En la misma línea, del lado del producto, los fabricantes llevan trabajando en el ecodiseño desde hace muchos años, incorporando materiales reciclados en los vehículos y alcanzando un 95% en el nivel de recuperación cuando los vehículos llegan al fin de su vida útil. En este sentido, el automóvil se configura como un auténtico ejemplo de economía circular, que se inicia desde la prevención en el diseño de los vehículos y finaliza con la adecuada descontaminación y reutilización de sus piezas por parte de centros de autorizados de tratamiento.