ANFAC estima como "buen punto de partida" el Plan Estratégico de Apoyo Integral al Sector de Automoción 2019-2025 por incluir medidas de apoyo a la industria de la automoción orientadas a la renovación del parque con planes de achatarramiento; la modificación de la fiscalidad con criterios medioambientales y orientada a gravar el uso; el impulso de los vehículos eléctricos y las infraestructuras de recarga; y la inclusión de ayudas a las inversiones en I+D y a la producción. La asociación de fabricantes considera que estos ejes de trabajo están en línea con las necesidades del sector y con el impulso de su competitividad.

Sin embargo, la situación del mercado y de las fábricas en España se ha deteriorado visiblemente en los últimos meses, apuntan desde ANFAC. Las matriculaciones encadenan seis meses consecutivos de caída, siendo el canal de particulares el que más decrece, y las previsiones para el cierre del año no auguran una recuperación. Antes, al contrario, la estimación de la patronal es una desaceleración que podría alcanzar entre el 2% y 3% de caída respecto a 2018. Por su parte, las ventas de vehículos de más de 15 años han crecido un 4% en los dos primeros meses del año.

Por otro lado, las fábricas de vehículos en España registran un descenso de la producción del 1,4% en enero, habiendo cerrado el año con un 1% menos de fabricación hasta los 2,82 millones de vehículos producidos. Estos dos datos dibujan, según ANFAC, “un entorno muy vulnerable para la industria de automoción en los próximos meses”. Es por ello que el sector necesita un revulsivo, “un plan de choque que revierta esta situación y aporte confianza a los consumidores, al mercado y a las empresas”, explica la asociación.

ANFAC ve “imprescindible” un plan estructural de renovación del parque que respete el principio de neutralidad tecnológica y una declaración institucional “al más alto nivel”, que se muestre “inequívocamente en favor de los nuevos vehículos de combustión, para eliminar la incertidumbre y la confusión, que, sin motivo, pesa sobre el mercado español y que está lastrando las ventas”.

Además, la asociación considera que el Plan Estratégico debe analizarse bajo el marco del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, el Anteproyecto de Ley de Cambio Climático y la Estrategia de Transición Justa, que se hicieron públicas el pasado 22 de febrero y que incluyen medidas que afectan de manera importante al sector del automóvil.

La asociación señala que éste debe recoger “de forma clara y valiente su compromiso por una movilidad sostenible y eficiente”. Es imprescindible “afrontar el reto de unificar las leyes y los planes relacionados con la movilidad a nivel nacional, autonómico y local en coherencia con el marco regulatorio europeo y con el horizonte 2050 para la descarbonización del transporte”, afirmó la asociación.

Por último, y dado el momento político que atraviesa el país, ANFAC cree que sería muy positivo lograr el compromiso de todas las fuerzas políticas con este Plan Estratégico, de tal modo y manera que se convirtiera en un Pacto transversal por la Industria de la Automoción.