La Formación Profesional Dual, que ahora ofrece la Ap Automoció de Lleida, es un excelente ejemplo de colaboración entre los centros de formación profesional y las empresas en el proceso formativo de los alumnos, cuyo objetivo es el de dar respuesta a las necesidades del mercado laboral.

Actualmente, un número significativo de compañías participa en este nuevo modelo de formación Dual, haciendo posible que los alumnos puedan realizar la formación en los centros educativos y en entornos laborales reales.

Conseguir la implantación de esta modalidad de formación revierte, sin duda, en la mejora de la productividad y la ocupación en nuestro país.

El sistema Dual permite a los alumnos recibir una parte de la formación en el centro de formación profesional y obtener la otra mediante actividades formativas y productivas en la propia empresa.

Asimismo, la flexibilidad organizativa de la formación profesional da la posibilidad de acordar, mediante un convenio entre el centro y la empresa, la distribución de la formación.

Ambas partes designan el tutor que hace el seguimiento de los alumnos, además de coordinar y evaluar las actividades que se realizan en cada ámbito.

La estancia en la empresa se divide en dos fases. En la primera el alumno se incorpora para realizar unas prácticas y adaptarse al funcionamiento de la propia empresa. Posteriormente, se inicia una modalidad de contrato o beca, con el previo acuerdo entre el centro de formación y empresa.