El Centro de Congresos del Hotel Hesperia Tower de Barcelona acoge hoy y mañana el 32º Congreso de Ancera. El evento ha comenzado con la intervención de Juan José Rodríguez, presidente de Cira, quien ha trasladado un mensaje optimista. “Vivimos escenario complejo y de difícil predicción. Pero ya en su momento hubo un fuerte impacto ante la llegada de la nueva distribución, los desguaces o la venta online. Ahora creo que las iniciativas de los fabricantes de automóviles nos restarán cuota de mercado y ajustarán precios, reduciendo márgenes y provocando tensiones entre fabricantes y distribuidores. Quiero hacer un llamamiento a todas las partes. El futuro de nuestro negocio dependerá de cómo nos ajustemos a estos cambios”.

Por su parte, Hartmut Röhl, presidente Figiefa y GVA habló de las amenazas que el coche eléctrico supondrá para el sector independiente. “El cambio hacia el coche eléctrico supondrá cambios para los distribuidores, ya que el coche eléctrico tiene la mitad de piezas que uno de combustión. Pero el reto está en que esas piezas, además, no las han vendido nunca, y además tendrán que vender software en el futuro”.

Respecto a esta digitalización cada vez mayor de los vehículos, el ponente explicó que Figiefa “está luchando por un acceso adecuado a esos datos, que no dependa de los constructores de vehículos. Además, hay otras amenazas, como los ciberataques, que puedan dañar a los vehículos e incluso provocar accidentes. Nosotros trabajamos para la posventa independiente, y las bases legales están asentadas, así que los constructores de vehículos nos tienen que facilitar esos datos porque, si no, no sabremos qué averías tiene el vehículo o qué piezas deben sustituirse”.