La reunión se inició con la bienvenida institucional del presidente de Asepa, Francisco Aparicio, a más de 100 asistentes, entre vocales de la Comisión e invitados. A continuación, se pasó a la presentación de las tres Buenas Prácticas en Automoción que se habían programado para esta 5ª Reunión.

En su ponencia “La movilidad del futuro será urbana”, Arantxa Alonso, Managing Director XMOBA de SEAT, señaló que el 66% de la población estará concentrada en las ciudades y cada vez será más intensa: diversos estudios muestran factores multiplicadores de hasta tres veces en el número de kilómetros recorridos en los entornos urbanos por personas o por mercancías. Y estará conectada y a la distancia de un solo click, en lo que llamamos la movilidad 4.0.

Esta nueva movilidad urbana será adaptada a las necesidades de cada una de las ciudades, de forma que pasaremos de un mercado de coches a un mercado de kilómetros urbanos. Para hacer frente a estos cambios, nace XMOBA, empresa de servicios de movilidad de SEAT, que crea, desarrolla y comercializa nuevas soluciones orientadas a simplificar la movilidad urbana.

Por su parte, Francisco Requena, Head of Innovation and Smart Factory de SEAT, habló de digitalización, industria 4.0 o 'Smart Factory', como se llama en Producción. En SEAT no es un objetivo en sí mismo, sino un medio para alcanzar sus objetivos. “Tenemos el tamaño suficiente como empresa para poder apostar con fuerza por tecnologías innovadoras y, a la vez, la agilidad necesaria para poder adaptarnos ágilmente a la incertidumbre de la innovación actual. Tenemos por delante aún mucho que hacer para transformar nuestros procesos productivos y conseguir el máximo de productividad y flexibilidad que SEAT requiere”.

El fabricante apuesta por utilizar el dato como otra materia prima. Este enfoque no sólo contempla el dato como una fuente interna de valor que retroalimenta los procesos, sino también como una fuente más de valor hacia el cliente.

En tercer lugar, Antonio Calvo, Sustainable Mobility Manager de SEAT, basó su intervención en las políticas que vienen en relación a la descarbonización del transporte, que van a tener en consideración diferentes alternativas y/o tecnologías tendentes a una movilidad más y más sostenible.

La irrupción masiva de la electrificación en la industria del automóvil va a convivir, de manera ineludible, con otras soluciones igual de eficientes para minimizar, cada vez más, el impacto medioambiental de los vehículos. Desde esta consideración, el motor de combustión interna todavía tiene mucho recorrido como para ser una alternativa más que razonable. En este sentido, el Gas Natural se erige como uno de los combustibles a tener muy en cuenta los próximos años.