Alrededor del 25% de los mil talleres mecánicos que existen en la provincia de Córdoba son ilegales, es decir, no cuentan con ninguno de los requisitos legales para abrir: el alta fiscal, los permisos de Industria y Medio Ambiente pertinentes y la licencia de apertura.

 

El gerente de la Asociación de Talleres de Reparación de Automóviles de Córdoba (Atradeco), José Manuel Rodríguez-Carretero, denunció el auge de estos establecimientos, sobre todo a partir del 2010, cuando la crisis obligó a muchos de ellos a ajustar sus estructuras, y la prácticamente nula labor investigadora de la inspección.

Sin duda, el problema de los talleres clandestinos ha dado un paso más grave, ya que son las mismas compañías de seguros las que les están desviando los vehículos de sus asegurados cuando tienen que hacer reparaciones.

Rodríguez-Carretero confesó "el enfado, la frustración y la desesperación" de los talleres mecánicos cordobeses legales, de los que dijo que están llegando al límite por esta situación "de abuso" de las aseguradoras.