“Ante la pregunta que nos hacemos todos de cómo va el sector y que, por desgracia, aún no tenemos oportunidad de comentar en algún corrillo de nuestros encuentros sectoriales, os adelanto mi reflexión”.

“Si hablamos del sector automoción en global, como bien sabéis, ha sido uno de los sectores más castigados por la pandemia. La internacionalización de nuestras empresas y su esfuerzo constante han hecho que este impacto sea algo menor al esperado, pero, sin duda, es una caída sin precedentes. A la caída de ventas se suma el incremento de precio de las materias primas y los costes logísticos, así como la escasez de suministro de componentes electrónicos, semiconductores, que está provocando la paralización de la cadena de suministro de componentes, obligando a parar la producción de importantes fábricas de vehículos, lo que provoca una tensión extraordinaria que se suma a la ya vivida por la pandemia”.

“Si me centro en la posventa española, el comportamiento es algo mejor. Ha demostrado, una vez más, su capacidad de adaptación y resiliencia en épocas de crisis. De ahí que la caída de nuestra actividad haya sido algo más amortiguada que la del sector de automoción en su conjunto”.

“Siempre ha sido férreo defensor de la colaboración entre entidades y personas. Gracias al trabajo colaborativo, en la mayoría de las ocasiones, se consiguen hitos que uno solo no podría alcanzar. Un ejemplo de ello es el Observatorio del Estado de la Opinión de los Profesionales de la Posventa, una iniciativa que pusimos en marcha en plena pandemia, con el ánimo de contar con datos objetivos sobre la evolución del mercado, en la que trabajamos mano a mano con la Asociación Nacional de Comerciantes de Equipos, Recambios, Neumáticos y Accesorios para Automoción (Ancera). Hace unos días pudimos compartir las conclusiones de la última edición con la Junta Directiva de Ancera y sacamos una valoración muy positiva de esta colaboración”.

“Las previsiones para 2021 muestran un optimismo moderado. Si todo va como esperamos, a finales de 2021 podríamos recuperar los niveles previos a la pandemia, lo que sería muy positivo para todos. Como acabe el segundo trimestre será determinante”.

“Vivimos en un entorno turbulento en continua evolución, en el que la posventa afronta los retos que surgen como nuevas oportunidades de negocio. Debemos seguir reorganizándonos para incrementar la eficiencia actual. No podemos realizar análisis basándonos en históricos, sino que tenemos que prever diferentes escenarios posibles y establecer procesos de decisión más ágiles para afrontar con éxito la rapidez de los cambios”.

“Para acabar me gustaría mandar un mensaje de esperanza: hay futuro y será apasionante si hacemos bien las cosas. Es momento de apretar los dientes, pero sin dejar de trabajar en el mañana. La colaboración entre todos los agentes del sector es clave y así se ha demostrado en la pandemia con el gran trabajo conjunto realizado por las asociaciones del sector. ¡Larga vida a la Posventa!”.

El artículo de opinión se puede consultar pinchando AQUÍ.