La revolución digital es la tercera revolución industrial. E implica un nuevo liderazgo. Según Bernardo Hernández, el directivo que más alto ha llegado en una empresa en la era digital, aprovechó el Congreso de Aser en Madrid para aportar algunas cifras sobre este cambio, el mayor en la historia del hombre.

Como ejemplo, la facturación de las principales empresas de Silicon Valley suma tanto como el PIB conjunto de España e Italia. “Todo lo que el hombre ha hecho hasta ahora esté condenado a cambiar. Y estamos al principio de lo que viene. Con tres características, el cambio es cada vez mayor, más rápido y más barato”. Más rápido: si un coche hubiese cambiado a la misma velocidad que el procesado de los ordenadores, ahora alcanzaría los 480.000 km/h. Más barato: el precio del almacenamiento digital, si se comparase con el precio de la gasolina, hoy con un litro de hace 40 años podríamos dar 4.323 vueltas alrededor de la Tierra. Y más potente: la máquina de vapor tardó casi 100 años en aplicarse como medio de transporte; la televisión tardó 60 años en cubrir el planeta. Internet y las redes sociales han necesitado pocos años.

“Tendremos problemas de adaptación porque nunca nos hemos tenido que enfrentar a cambios tan grandes en tan poco tiempo. Hay que entender la esencia de los cambios para poder adaptarse a ellos”, explicó Hernández. El 90% de la población está conectada a Internet pero sólo el 17% compra online. Pero la diferencia entre ambos números se acortará mucho en los próximos cinco años.

Respecto a la conducción autónoma, el ponente explicó que el gran desafío no será tanto la conducción autónoma como la conectividad, cada vez mayor y con cambios continuos en robótica, inteligencia artificial y en la forma de interaccionar con los ordenadores. “Otro cambio relevante tiene que ver con los datos. En esta década se multiplicará por dos la población digitalizada, pero la cantidad de datos se multiplicará por 67. Los datos son el gran desafío de nuestros días. Sólo el 34% de la información está procesada, sólo el 1% se utiliza para tomar decisiones”, añadió.

Bernardo Hernández comentó que, en la transformación digital, Internet no elimina al intermediario, sino que lo reemplaza, permite hacer lo mismo pero más eficientemente. El cambio ha tenido lugar en todos los sectores. Por último, destacó cinco principios del liderazgo digital:

  • Soluciona un problema y soluciónalo bien. Si puede ser, con potencial de tener millones de usuarios.
  • Ten una ventaja competitiva. Suele ser técnica. Elegante experiencia de usuario, algoritmo potente, crecimiento viral...
  • Foco. Haz una cosa y hazla bien. No hagas la siguiente hasta que esa la tengas bien hecha.
  • Asegúrate de conseguir suficiente tiempo. Dinero significa tiempo y tiempo significa iteraciones. O dedicas tiempo o no lo vas a poder hacer bien.
  • Trabaja duro. La competencia está a un click de distancia. Crea una ética de trabajo sólida.