Con casi el 40% de los europeos preparados para ponerse - o ya - en carretera durante el verano, Bridgestone quiere contribuir a que estos viajes sean a la vez seguros y agradables para todo el mundo, ofreciendo a los conductores algunos consejos y trucos para garantizar un viaje seguro a todos. Especialmente cuando se trata de neumáticos, ya que son de hecho el único sistema de seguridad del vehículo en contacto con la carretera.

 

Hábitos de viaje europeos

Según los estudios realizados por Stena Line este año, alrededor del 40% de los europeos está planeando realizar un viaje por carretera con motivo de las vacaciones de verano, sobre todo, los franceses (66%), polacos (60%) y alemanes (58%). El motivo principal para realizar un viaje por carretera para todos estos aventureros es que viajar en coche proporciona mayor libertad y flexibilidad, como declara el 75% de ellos.

¿Y dónde viajan? Los destinos favoritos son Alemania, Francia e Italia, pero la mayoría de los viajeros tienen a sus países vecinos como destinos preferidos. Y el 72% realizará el viaje con su pareja como compañía preferida, ¡frente al 1% que preferiría hacerlo con su suegra!.

Aunque la mayoría de los europeos no parece discutir durante un viaje por carretera, aun así, la velocidad en la conducción y el itinerario suelen ser los dos temas principales de discordia en el vehículo durante los viajes largos. Para el 22% de los viajeros, el principal obstáculo a superar es cómo acoplar todo dentro del coche...sin olvidar las gafas de sol, que es el objeto más importante para casi el 60% de los que viajan en verano.

Asimismo, antes de emprender un viaje por carretera, a los europeos les gusta saber dónde van y asegurarse de que su vehículo puede llevarles a su destino con seguridad. De hecho, el 64% considera que comprobar el itinerario es lo más importante que deben hacer antes de salir de viaje por carretera en verano, seguido de cerca por la comprobación de que su coche está en las condiciones adecuadas antes de ponerse en carretera (62%).

La revisión del vehículo antes de salir de viaje es, de hecho, esencial. Según las inspecciones de seguridad de neumáticos llevadas a cabo por Bridgestone, el 78% de los conductores europeos circula con al menos uno de sus neumáticos con baja presión, mientras que el 57% de los neumáticos se cambia después de haber alcanzado el límite legal de 1,6 mm. en Reino Unido, el 21% de los conductores franceses circula con neumáticos desgastados con 1,6 mm. o menos... y, a pesar de ello, deciden posponer el cambio de sus neumáticos.

En España, el 75% de los accidentes de tráfico causados por neumáticos eran neumáticos de segunda mano. Todas estas situaciones pueden conducir a problemas de seguridad, así como a un consumo excesivo de combustible y a un desgaste prematuro.
Aquí es donde entra en juego Bridgestone, que puede dar algunas recomendaciones para circular por carretera con seguridad y realizar los viajes de verano por carretera con total tranquilidad.

Revise sus neumáticos

La seguridad en la carretera comienza por tener los neumáticos adecuados, adaptados a la estación. Mantener los neumáticos de invierno en verano puede aumentar la distancia de frenado hasta en un 30%.

Igualmente importante es que los neumáticos lleven el nivel de presión correcto: Los neumáticos desinflados no sólo ponen en peligro la capacidad para frenar y maniobrar con seguridad, también consumen más combustible y se desgastan más rápidamente.

La presión se debe comprobar con los neumáticos fríos, ya que de no ser así, el aire caliente se expande y se pueden obtener valores inexactos. La información sobre los valores recomendados se puede encontrar en el manual del usuario, en el interior de las puertas o bajo el tapón del combustible. También debe tener en cuenta que si su vehículo está totalmente cargado, tendrá que aumentar la presión de los neumáticos.

La profundidad mínima legal del dibujo de la banda de rodadura es de 1,6 mm. La forma más fácil de determinar la profundidad es mediante el uso de un medidor especial de la banda de rodadura, o del indicador de desgaste incorporado a los neumáticos.

Si los marcadores de la banda de rodadura dispuestos transversalmente a la dirección de la marcha están al nivel del neumático, es el momento de cambiarlo. Un truco: insertar una moneda de 1 euro en la banda de rodadura; si se puede ver el borde amarillo, es el momento de cambiar los neumáticos.

También asegúrese de comprobar si hay rasguños, cortes y otros daños menores en los neumáticos. Las altas cargas durante los viajes de vacaciones combinadas con el calor y un nivel bajo de presión podría provocar un reventón y, en consecuencia, la posible pérdida de control de la dirección. Especial atención debe prestarse a los neumáticos de caravanas, autocaravanas y remolques, sobre todo si no se han utilizado durante un tiempo.

Un vistazo bajo el capó

Antes de la salida, se recomienda también echar un vistazo bajo el capó para comprobar los niveles de aceite, de líquido refrigerante y del líquido del limpiaparabrisas. Con el motor frío, los niveles de aceite y refrigerante deben estar entre las marcas de mínimo y máximo.

Durante las vacaciones de verano, es conveniente añadir un aditivo especial de limpieza al líquido del limpiaparabrisas que elimine también insectos. Para una visión clara también se deben revisar los limpiaparabrisas, si hacen rayas en el parabrisas o el contacto con el mismo ya no es el adecuado deben ser reemplazados.

Hágase la luz

¿Sus faros, intermitentes y luces de freno están en buen estado de funcionamiento? Se pueden revisar pidiendo a alguien que lo compruebe desde fuera del coche mientras se van encendiendo de una en una. Esto es especialmente importante cuando se viaja a países donde es obligatorio circular de día con las luces encendidas, como Italia, Suecia y Suiza. Si la iluminación de su vehículo es defectuosa, puede ser multado.

Bien equipado para cualquier situación

El equipo de seguridad estándar para cualquier viaje en coche incluye un triángulo de advertencia, botiquín de primeros auxilios y chalecos reflectantes. Antes de salir de viaje, se debe comprobar la fecha de caducidad del kit de primeros auxilios y el número de chalecos reflectantes. En muchos países, es necesario llevar este tipo de chalecos para todos los pasajeros o existen otras obligaciones, que también pueden dar lugar a una multa en caso de ser incumplidas.

Estas pequeñas comprobaciones permiten preparar de manera fácil y sencilla su coche para su viaje por carretera en vacaciones. Del mismo modo, no sólo reducirá el estrés innecesario sino que también evitará averías. Importante: no esperar hasta el último momento para comprobar su vehículo. Si necesita piezas de recambio o incluso neumáticos nuevos, puede llevarle algún tiempo.