La Confederación Española de Talleres de Reparación de Atomóviles y Afines (Cetraa) alerta sobre un fenómeno que se repite todos los años con la llegada del verano, la aparición de talleres clandestinos.

El año pasado, nos recuerdan, se cerraron 240 talleres clandestinos que no ofrecían las garantías de seguridad más elementales, con el peligro que eso supone para los conductores. Según denuncia la patronal, actualmente en España uno de cada cinco talleres es clandestino.

Cetraa destaca que una revisión básica es fundamental antes de salir a carretera, especialmente de los elementos de protección, como pastillas de freno o el líquido refrigerante. Sin embargo, cada vez son más los usuarios que acuden a estos talleres para ahorrarse así un dinero sin tener en cuenta las consecuencias.

El incremento de estos talleres afecta, además de a la seguridad de los conductores, al medioambiente, ya que no hay ningún tipo de control sobre los residuos que generan, y al propio municipio en el que se encuentran, ya que no pagan ningún tipo de licencia o tasas.

Según una encuesta, el 12% de los conductores ha sufrido una avería en carretera en su vehículo por no haber realizado a tiempo la revisión mecánica de su automóvil.

Los vehículos necesitan pasar de forma periódica una revisión técnica en la que se verifique el buen estado del mismo. No obstante en muchas ocasiones no se llevan a cabo dichas operaciones por dejadez, por falta de tiempo o por razones económicas.

El 24% de los conductores únicamente visita el taller en caso de sufrir una avería, mientras que casi la mitad realiza una visita anual al centro de mantenimiento. Por otra parte, el 27% lleva su coche más de una vez al año al taller.