Cetraa, la Confederación Española de Talleres de Reparación de Automóviles y Afines, ha anunciado la creación de una futura norma de Calidad UNE para los talleres de reparación de automóviles. La idea surgió hace años en Alicante y fue promovida por la federación del metal Fempa y la asociación provincial Atayapa, quienes comenzaron a dar forma a la idea de que los talleres pudieran acceder a una certificación oficial. Seguidamente contactaron con los organismos correspondientes y comenzaron las reuniones para llevar a cabo la propuesta. La norma se elaborará en el seno de Aenor, la entidad legalmente responsable del desarrollo de las normas técnicas en España, con la participación de todas las partes implicadas y fruto del consenso.

De hecho, el pasado 4 de noviembre ya se ha publicado en el BOE la resolución por la que Industria autoriza a Aenor para asumir "funciones de normalización en el ámbito de los talleres de reparación de vehículos y afines".
El desarrollo de este documento seguirá los procedimientos habituales de la actividad de normalización y por tanto, la consecución de un resultado final dependerá del consenso entre las partes implicadas. A tal efecto, la primera reunión del grupo de trabajo que desarrollará el documento tendrá lugar el próximo 5 de diciembre, con la constitución del Comité Técnico de Normalización AEN/TCN 310 Talleres de reparación de vehículos automóviles y afines, cuya creación ha sido impulsada por Cetraa.
En dicha reunión debe cerrarse la composición del Comité y sentar las bases para el desarrollo del documento y a ella serán invitadas todas las organizaciones que tengan que ver con el ámbito de la reparación de automóviles, desde asociaciones como Conepa, Anfac, Faconauto, Aniacam, Aedra, Ancera, Capa o Aeca-ITV hasta la Dirección General de Tráfico, el Ministerio de Industria, los principales sindicatos (involucrados en la prevención de riesgos laborales), asociaciones de consumidores, a sistemas integrados de gestión, peritos (Apcas), aseguradoras (Unespa), centros de investigación (como CZ, Cesvi o el IDAE), etc.
A partir de entonces, desde el consenso se abre un proceso que los responsables de la Confederación estiman en unos dos años; así, en enero de 2016 podría estar lista la norma y a finales de ese mismo año los primeros talleres certificados. La elaboración de una norma UNE se lleva a cabo en el seno de los Comités Técnicos de Normalización (CTN) a través de las siguientes fases: realización de trabajos preliminares -recopilación de documentación, discusión sobre el contenido, etc.-, elaboración del proyecto de norma -hasta la aprobación de un documento como proyecto de norma-, publicación de la información en el BOE -para que cualquier persona, física o jurídica, pueda remitir observaciones-, elaboración de la propuesta de norma y su publicación por Aenor y notificación al BOE.
Con la creación de la norma se busca disponer de una herramienta que permita, de un modo sencillo, ayudar a los talleres a cumplir con la legislación vigente en las materias que les afectan en ámbitos como el industrial, de consumo o medio ambiente, pero también involucrarles en un proceso de mejora continua y, cómo no, la mejora de la imagen del taller ante el consumidor y usuario a través de la incorporación de requisitos de calidad para que el servicio prestado pueda contar con un reconocimiento externo.
Según Ángel Asensio, vicepresidente primero de Cetraa y uno de sus principales impulsores, "esta norma representa sin duda una clara oportunidad para el taller. España, gracias a Cetraa, es el primer país europeo donde se ofrece a los talleres la posibilidad de conseguir la certificación. Al obtenerla, el taller independiente adquiere una imagen frente al consumidor que viene a confirmar lo que desde Cetraa venimos comunicando desde hace tiempo: que somos un colectivo serio y cualificado y que los servicios ofrecidos por el sector de la reparación ofrecen la máxima calidad".
Por su parte, Luis Ursúa, secretario general de la Confederación, ha señalado que será una norma abierta y de consenso. "Se trata de que todos los talleres, sean o no de Cetraa, puedan acceder a una norma de forma mucho más barata -en torno al 20%- de lo que les costaría una ISO".