La Comisión Nacional de Mercados y la Competencia (CNMC) llevó recientemente a cabo una serie de inspecciones simultáneas en las sedes de varias empresas del sector de la fabricación de componentes de revestimiento o moldeado duro para automóviles en el marco de la investigación sobre posibles prácticas anticompetitivas.

La sospecha reside en posibles prácticas anticompetitivas consistentes en un reparto de mercado e intercambio de información comercialmente sensible entre firmas de dicho sector en el territorio español.

Recalcar que las inspecciones suponen un paso preliminar en el proceso de investigación de las supuestas conductas anticompetitivas y no prejuzgan el resultado de la investigación ni la culpabilidad de las entidades inspeccionadas.

En caso que, como resultado de la inspección, se encontrasen indicios de prácticas anticompetitivas prohibidas por la Ley de Defensa de la Competencia, se procedería a la incoación formal de un expediente sancionador.

Los acuerdos entre competidores, recordemos, se consideran una infracción muy grave de la legislación de competencia, que puede conllevar multas de hasta el 10% del volumen de negocios total de las empresas infractoras en el ejercicio inmediatamente anterior al de imposición de la multa.