La Comunidad de Madrid pondrá en marcha a partir del próximo año una intensa campaña para garantizar el correcto funcionamiento de las estaciones de Inspección Técnica de Vehículos (ITV), como avanza el interesante artículo de ABC.es que aquí le adjuntamos.

 

La forma de hacerlo será mediante coches espías que, de acuerdo con Industria, pasarán una segunda revisión. Si en la primera se ha perdonado un fallo, no caben disculpas.

Recordemos que el año pasado, sin una campaña tan severa, ya se abrieron once expedientes sancionadores, con multas que llegaron a los 78.000 euros. El objetivo, obviamente, es acabar con los "chanchullos y la picaresca a la hora de revisar el estado de un vehículo".