Los empleos de al menos 1.110.107 europeos que trabajan en la fabricación de automóviles se ven afectados por los cierres de fábricas como resultado de la crisis del Covid-19, según datos recopilados por la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (Acea). Esta cifra solo se refiere a las personas empleadas directamente por los fabricantes de automóviles, camiones, camionetas y autobuses: el impacto en la cadena de suministro es aún más crítico.

Las pérdidas de producción en toda la UE debido a los cierres de fábricas ascienden al menos a 1.231.038 vehículos motorizados hasta el momento. La duración promedio de cierre es de 16 días hábiles en este momento. Obviamente, las pérdidas de producción aumentarán si se prolongan las paradas o si se detienen plantas adicionales.

La industria automovilística de la Unión Europea proporciona un total de 2.6 millones de empleos de fabricación directa, con fabricantes de vehículos que operan en 229 plantas de ensamblaje y producción de vehículos en toda la región. El sector en general brinda empleos indirectos y directos a 13.8 millones de personas en la Unión Europea.

"En este momento, la principal preocupación de Acea y de todos sus miembros es manejar la crisis inmediata que enfrenta la industria, que esencialmente se detuvo abruptamente, algo que el sector nunca ha experimentado antes", declaró Eric-Mark Huitema, director de la entidad. "Nuestra primera prioridad es proteger la salud y el empleo de los casi 14 millones de europeos que trabajan directa o indirectamente en nuestro sector".