La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha resuelto el expediente sancionador que el predecesor de este organismo, la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), abrió contra General Motors España (Opel) por infracciones en el suministro de piezas de recambio a concesionarios y reparadores autorizados por la compañía.

Así, General Motors se compromete a no establecer en sus contratos "ninguna obligación de compra mínima de piezas de recambio originales de Opel en lo que respecta a las familias de piezas de recambio denominadas de 'tipo B'". Estas piezas se caracterizan por disponer de una cuota de mercado superior al 30% en España en la reparación de los vehículos de esta marca.
En cambio, sí se establece una obligación de compra mínima, hasta representar un 40% de las necesidades anuales, en piezas de "tipo A", aquellas cuya cuota de mercado no supera el 30% del mercado español en la reparación de vehículos Opel.
Hasta el 1 de enero de 2016, las obligaciones de compra mínima mencionada exclusivamente afectarán a las familias de piezas de recambio "tipo A" (alternadores, baterías, bujías, filtros de aceite, lámparas, llantas de aleación, motor de arranque, neumáticos y productos para el cuidado y la protección del vehículo). A partir de esa fecha, se revisará y actualizará cada año las familias de piezas a las que afecta esta restricción de venta .
El expediente sancionador, que la CNC inició en mayo del año pasado, tenía su origen en la denuncia que presentó la Asociación Nacional de Reparadadores Autorizados y Agentes Comerciales de Opel (Anrao). El dictamen, por tanto, será de obligado cumplimiento tanto para la compañía automovilística como para Anrao . Su vulneración se considerará una "infracción muy grave", según la normativa de defensa de la competencia.
Las nuevas condiciones de compra mínima de piezas de recambio deberán ser distribuidas en una circular durante los próximos 20 días entre los concesionarios y los reparadores y entrarán en vigor el 30 de septiembre.