La red oficial de concesionarios invertirá alrededor de 68 millones de euros el año que viene para instalar unos 12.500 puntos de recarga de vehículos eléctricos. Así lo anunció Faconauto en el transcurso del acto “Ciudadanía y movilidad sostenible, expectativas para una transición justa”, organizado el 11 de diciembre, en colaboración con el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y con la Mobility Car Experience, dentro de los actos de la COP25.

La instalación de estos puntos de recarga, que significará quintuplicar los que hay actualmente, forma parte de la estrategia que están siguiendo los concesionarios para dar respuesta, en colaboración con los fabricantes y con partners energéticos, a la progresiva implantación del vehículo eléctrico y a las necesidades cotidianas de los clientes que apuestan por esta tecnología. Para Faconauto, el valor añadido que dan los concesionarios es que sus puntos de recarga, aprovechando la gran capilaridad de sus redes, llegarán a buena parte del territorio nacional, y no sólo a los centros metropolitanos, que es donde se concentra en la actualidad un mayor número.

Faconauto COP25 electricos 2

Según Marta Blázquez, vicepresidenta ejecutiva de Faconauto, “los concesionarios, palpan la realidad, son la cara de la movilidad que ve el cliente. También por ello están en disposición de acelerar esta transición y de que sea inclusiva, ya que sus puntos de recarga no estarán sólo en la España urbanita, sino también en la vaciada”.

Pese al impulso dado por los concesionarios, la patronal recuerda que todavía queda mucho por hacer en cuanto a puntos de recarga, ya que España está lejos de alcanzar los entre 65.000 y 90.000 necesarios para propiciar los cinco millones de vehículos eléctricos en circulación para 2030 que contempla el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima.

Faconauto considera que la urgencia climática ya requiere un compromiso y una acción. En este sentido, señala que los concesionarios trabajan en esa línea, aunque la patronal pide una hoja de ruta “que no dejé atrás a nadie” y que impulse la colaboración público-privada. En palabras de Marta Blázquez, “necesitamos incentivar la demanda del vehículo de bajas emisiones, pero también necesitamos sustituir los papeles por un baño de realidad que nos ponga en contacto con las necesidades auténticas de los ciudadanos. En eso están los concesionarios, que aplican en su propia actividad la urgencia climática, no sólo impulsado, como hemos visto, la movilidad eléctrica, sino también llevando a cabo proyectos en economía circular, en reciclaje o en energías limpias”.

Finalmente, Faconauto destaca que la transición hacia una movilidad sostenible no pasa sólo por implantar el vehículo de cero emisiones, sino también por retirar los vehículos más antiguos. Para ello, las Administraciones tienen que ahondar en planes de achatarramiento y en una fiscalidad “verde” que penalice su uso.