El último informe difundido por Crédito y Caución alerta sobre la situación del crecimiento del comercio internacional. Así, entre 1992 y 2006 el comercio global alcanzó tasas cercanas al 7%, que se interrumpieron abruptamente con la llegada de la crisis.

La recuperación iniciada a partir de 2012 no ha logrado devolver el crecimiento de los intercambios comerciales a esos niveles: entre ese año y 2014 el comercio global crece en tasas interanuales cercanas al 3%.

 

El informe distribuido por la aseguradora de crédito española sugiere que el cambio es permanente y estructural: la etapa de intenso crecimiento del comercio global ha terminado, lo que dificultará el crecimiento de las empresas exportadoras y el riesgo de crédito de sus ventas.

De acuerdo con el análisis del informe, la tendencia del comercio a crecer a doble tasa frente al PIB no comenzó hasta 1992. El cambio tuvo su origen en la revolución tecnológica, que provocó una reducción de costes, la supresión de barreras al comercio que incentivó la globalización, la integración de China en la economía mundial y los cambios en la cadena de suministro en busca mejoras de eficiencia y productividad.

Esta relación de dos a uno (2:1) comenzó a declinar suavemente a partir de 2000, tanto en la eurozona como en Estados Unidos o los mercados emergentes. Entre 2000 y 2006, la relación pasó de 2:1 a 1,5:1, si bien la aceleración en el crecimiento del PIB compensó el efecto. La crisis financiera provocó un cambio abrupto en la evolución del crecimiento del comercio mundial.

En la nueva etapa de crecimiento iniciada a partir de 2012, la elasticidad del comercio respecto a la economía ha caído significativamente. En estos momentos, hay una paridad en el crecimiento, una relación 1:1.

Se trata, de acuerdo con el informe emitido por la aseguradora, de un cambio estructural que explica porqué en los últimos cuatro años el Fondo Monetario Internacional o la Organización Mundial del Comercio sobreestimaban de forma sistemática las previsiones de crecimiento del comercio.

"El hecho que el ratio fuese también cercano a uno a nivel global en los ochenta sugiere que, quizás, los noventa fueron una excepción y que las cosas están ahora volviendo a la normalidad", afirma el informe. El impulso de los acuerdos comerciales trasatlántico y traspacífico podría tener un efecto beneficioso sobre los flujos comerciales pero no hay previsiones acerca de su conclusión.

De acuerdo con el informe, el crecimiento mundial del comercio será modesto en los próximos años. Las previsiones sitúan ese crecimiento al cierre de 2015 en el 1%, sugieren una aceleración en 2016, un año en el que el comercio crecerá por encima del PIB, y una caída en los años posteriores hasta tasas entre el 3% y el 4%