El blog de Loctite nos remarca que los sistemas de limpieza en el taller son absolutamente imprescindibles, pues probablemente es uno de los lugares de trabajo que más suciedad acumula.

Para evitar el deterioro de las instalaciones, así como la reducción de riesgos laborales, es una obviedad mantener limpio el taller. Unas simples acciones diarias ayudarán a trabajar en un lugar de trabajo limpio y eso también será beneficioso para el rendimiento laboral.

 

Los equipos y la maquinaria del taller suelen tener programas de mantenimiento específicos. Debemos seguir las indicaciones indicadas y llevar un mantenimiento y limpieza apropiados.

Pero ante todo hay que tener en cuenta esta serie de consideraciones de carácter general:

1. Las salidas y zonas de emergencia han de estar limpias y libres de obstáculos.
2. Para facilitar los procesos de limpieza del taller es vital que haya contenedores o papeleras donde se puedan tirar los residuos generados. Éstas deben estar identificadas y diferenciadas. Cada tipo de residuo se elimina de una forma distinta, no lo olvides. Entre otras cosas, porque así lo establece también la ley.
3. En relación con el punto anterior, poner especial atención a la gestión de los residuos peligrosos. Por ejemplo, puede instalar un sistema de retención del agua residual si limpia los vehículos y así se separa el aceite antes de vertirlo al alcantarillado.
4. No sobrecargue las estanterías o lugares de almacenamiento del taller. Son lugares perfectos para la acumulación de polvo.
5. Cada día, al final de la jornada laboral, se deben revisar y limpiar todas las herramientas. Una limpieza diaria asegura que la suciedad no se acumule y sea más fácil de eliminar a posteriori.
6. Si se vierte algún producto o líquido en el suelo, limpiarlo inmediatamente. El no hacerlo puede provocar resbalones u otro tipo de accidentes.
7. Conciencia a los trabajadores. Cada uno de ellos ha de saber mantener limpio su puesto de trabajo para que no se acumulen suciedad, polvo o restos de otro tipo que puedan entorpecer en el funcionamiento de la maquinaria. Sin duda, el proceso de limpieza del taller es un asunto que concierne a todos los que forman parte de él.