Delphi Automotive acaba de abrir un nuevo laboratorio técnico en Luxemburgo que une la investigación diésel y gasolina en una única localidad, para aprovechar las sinergias entre los dos equipos.

Ubicado dentro del Centro de Tecnología del Cliente (CTC), el nuevo laboratorio mejorará la habilidad de Delphi para coordinar su investigación con los grupos de ingeniería avanzada de cliente.

Inicialmente compuesto por 40 científicos e ingenieros, el centro también apoyará estudios y proyectos de doctorado y post doctorado, trabajando de cerca con universidades europeas e instituciones de investigación.

"El objetivo de Delphi es ayudar a los fabricantes de vehículos a mantener el mismo rendimiento, al tiempo que satisface la creciente demanda del mercado de fuel y las regulaciones de emisiones", apuntó John Fuerst, presidente de Delphi Sistemas de Transmisión.

Sin duda, la mejor manera de lograrlo es optimizar eficientemente los sistemas de inyección y combustión. "Éste será el principal objetivo del nuevo laboratorio de investigación", agregó.

Adicionalmente, el laboratorio se centrará específicamente en reducir al máximo el cambio de rendimiento en el tiempo, algo que es vital para asegurar la consistencia de las bajas emisiones y el alto refinamiento en la vida del vehículo.

También continuará desarrollando las tecnologías que soportan las innovadoras estrategias de control de circuito cerrado.