Agentes de la Policía Nacional han detenido en Madrid a siete personas y han desmantelado un taller clandestino en el que desmontaban en pocas horas los vehículos que sustraían para su venta por piezas. Presuntamente, los arrestados se dedicaban al robo, despiece y también la reparación de vehículos con el material robado, actuando como una cadena de montaje de una fábrica al ponerse en marcha ante la demanda de una pieza o vehículo.

Tras sustraer el coche solicitado, era trasladado hasta una nave industrial de Alcalá de Henares donde se desmontaba en función de los elementos que se iban a vender a terceros (motor, caja de cambios, volante, salpicadero, llantas de aleación o asientos), abandonando el resto de las piezas que carecían de valor, informa MiraCorredor.

Después, las piezas útiles eran vendidas a través de Internet y en talleres, mientras que el chasis y las partes carentes de valor se enviaban a chatarrerías conniventes, eliminando previamente cualquier indicio que les pudiese relacionar con el robo como números identificativos de las piezas. Otros componentes también eran empleados por los detenidos para efectuar reparaciones a personas que contactaban con ellos para reparar vehículos siniestrados.

En el registro del taller clandestino, los agentes recuperaron tres vehículos completos sustraídos y una gran cantidad de piezas cortadas y despiezadas, así como multitud de útiles para realizar la ilícita actividad. Las gestiones de los agentes han permitido esclarecer, hasta el momento, 25 hechos delictivos que habrían causado un perjuicio económico superior a los 600.000 euros.

Los policías también constataron que la organización desmantelada se dedicaba a estafar a compañías aseguradoras, al estar en connivencia las supuestas víctimas de los robos con las personas que despiezaban los vehículos. De esta forma obtenían un doble beneficio: por un lado, conseguían la indemnización de la compañía aseguradora y, por otro, el dinero obtenido por la venta de las piezas de dicho vehículo.