Tras inspeccionar 164 talleres en la provincia de Castellón , la policía de la Generalitat valenciana ha localizado, entre ellos,28 talleres ilegales, otros 67 establecimientos presentaban diversas irregularidades y 69 cumplen con la legislación vigente.


Las inspecciones se producen en el marco de la operación "Clau Anglesa" de la que ya hemos dado cuenta repetidas veces desde estas páginas. Con ellas se busca comprobar si los talleres inspeccionados ejercen su actividad conforme al marco legal; si cumplen con la normativa medioambietal; cuentan con los permisos preceptivos y la cualificación necesaria.
Las irregularidades mayoritariamente detectadas tienen que ver con la gestión inadecuada de los residuos peligrosos (aceites, baterías, filtros, neumáticos fuera de uso, etc.); carecer de separador de grasas y vertido de estas directamente al alcantarillado; o carecer de libro de registro de emisiones a la atmósfera, en el caso de talleres con cabina de pintura.
Los talleres ilegales detectados estaban en Castellón, 11; Vila-real, 5; En la Plana Baixa (Onda, Nules, Burriana, la Vall d'Uixó); en la Plana Alta, 2; l'Alcalatén; 2; Baix Maestrat, 2; Vinaròs, 2 y Benicarló, 2.
La operación Clau Anglesa se inició a fines del 2012, con la participación de agentes de la Policía de la Generalitat pertenecientes al Grupo de Medio Ambiente, apoyados por otros efectivos del cuerpo. Los agentes vigilan las zonas de las que se han recibido denuncias, recogen información y visitan, sin aviso previo los talleres, levantando acta de las infracciones detectadas.