La Guardia Civil detuvo por presunto homicidio en grado de tentativa y daños a un mecánico que intentó quemar el vehículo en marcha de una clienta con ella dentro porque, según declaró, después de tres años intentando arreglarle una avería se agobió tanto que quiso destruir el coche, indica 'El Confidencial' en un artículo que les adjuntamos íntegro.

 

Los hechos ocurrieron en una localidad del Poniente de Granada cuando el detenido, mecánico de profesión, colocó en la parte posterior del vehículo un sistema compuesto por dos pequeños botes con gasolina que estaban unidos a varias cerillas asociadas a un simple sistema de ignición formado por una cuerda y un rascador.