El 35% de los usuarios de vehículos de empresa reconoce que conduce con más cuidado y de forma más eficiente en cuanto a consumo de combustible su coche personal, señala un estudio realizado por TomTom.

El informe revela, además, que el 87% de los conductores encuestados explican que la razón para conducir con más precaución su coche personal estriba en la necesidad de ahorrar en gastos de carburante y mantenimiento.

Del mismo modo, el 48% de estos automovilistas admite que, por lo general, conduce a mayor velocidad y toma mayores riesgos cuando conduce los vehículos de empresa, sobre todo como consecuencia de la presión a la que el conductor se ve sometido en el trabajo diario.

De hecho, un 82% confiesa que supera los límites de velocidad con los vehículos de empresa, e incluso un 23% indica que lo hace habitualmente. Únicamente un 11% de los conductores se siente ayudado por su empresa para conducir de forma más segura y eficiente.

El director general de TomTom Business Solutions, Thomas Schmidt, considera que las prácticas ineficientes tienen un resultado negativo en la rentabilidad del negocio, y dan como resultado un consumo superior de combustible, una menor productividad y un mayor número de accidentes.