Las baterías son uno de los elementos que más encarecen los coches propulsados con tecnología eléctrica. Por ello, Elon Musk, en su afán por fabricar coches Tesla más asequibles, tiene ya preparada la fórmula para remediarlo.

Mediante la 'gigafactoría' que planea construir, afirma, será capaz de rebajar en más del 30% el coste de la producción de baterías de iones de litio.

"Creo que es posible hacer algo mejor que el 30%", declaró en el Foro Mundial de Innovación Energética celebrado en Fremont, California, a iniciativa del miembro de la junta de Tesla Ira Ehrenpreis.

Además, Musk también incidió sobre la necesidad a medio plazo de más instalaciones con la capacidad de producción que prevé para su gigafactoría. "Según los fabricantes de automóviles vayan aumentando la demanda de baterías va a tener que haber un montón de gigafactorías", añadió.

De momento, Tesla aún no ha decidido dónde va a construir sus primeras instalaciones, que Musk ha cifrado en un coste de alrededor de 5.000 millones de dólares, con la participación de distintas empresas asociadas, entre las que destaca Panasonic.