La Asociación de Peritos de Seguros y Comisarios de Averías (Apcas) ha publicado los resultados de la última encuesta que han realizado entre sus asociados cuyo tema es “el impago a los peritos de seguros”. Las compañías de seguros son el cliente principal del sector, mientras que las formas de pago se mantienen (trasferencia a 30 días), sin haber retrasos importantes en los pagos de los servicios. El índice de retrasos importantes y de impagados es muy bajo y afecta principalmente a los servicios particulares.

En primer lugar, la encuesta destaca que el sector trabaja mayoritariamente para las compañías de seguros y son estas las principales fuentes de trabajo para los profesionales. Para el 48% de los encuestados, representa entre un 90% y un 100% de su facturación y para otro 27%, entre un 60% y un 70% de su negocio. Así, un 75% de los profesionales tiene en las compañías su mayor fuente de trabajo e ingresos.

La gestión de pagos se ha mantenido sin apenas cambios en los últimos años, siendo el pago por transferencia en un plazo de 30 días la fórmula más habitual de pago utilizada por las compañías de seguros y gabinetes. En el caso del resto de los clientes, el método de pago predominantemente son las transferencias y el plazo utilizado por un 70% es al finalizar el trabajo.

Por otro lado, la encuesta muestra que no se producen retrasos significativos en los pagos a los profesionales por parte de las compañías de seguros. El resto de los clientes de los profesionales tiene un índice más alto de retrasos en los pagos con respecto a la forma establecida, según un 50% de las respuestas.

Igualmente, de las respuestas obtenidas por Apcas se desprende que son escasos los impagados que surgen en la facturación de los profesionales. Son los canales habituales de trabajo los más solventes y las compañías de seguros las que menos incidencias plantean. Los clientes particulares generan más problemas: el 55% de los encuestados indica que han sufrido algún impagado de particulares, mientras que el 64% afirma que han sido por un importe inferior a 1.000 euros.

Una vez tomada la decisión de realizar la reclamación por vías legales, agotada la vía de la reclamación personal, tanto sea por retraso en los pagos como por impago de los mismos, la primera opción elegida es la contratación de un abogado. Según la encuesta, los profesionales que han optado por la contratación de un abogado representan el 53% de las respuestas, con un grado de éxito de los letrados de un 58% de los casos. El uso del juzgado es la segunda opción elegida en un 34% de los casos.