El líder de IU, Cayo Lara, entregó en el Congreso de los Diputados al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, una camiseta verde con el mensaje 'No al cierre de Bosal', empresa ubicada en Sagunto (Valencia) de componentes de automóvil y que se encuentran en concurso de acreedores.

 

Rajoy, que cogió la prenda, afirmó que la pobreza en España está remitiendo, y lo hizo citando el informe de Eurostat, según el cual, después de cuatro años de descenso continuado se produjo una inflexión en 2013, y los datos de 2014 fueron todavía mejores.

Paralelamente, la multinacional de tubos de escape Bosal comunicó a los 222 trabajadores de su fábrica de Sagunto que va a proceder al cierre del centro de producción y el despido de toda la plantilla.

Destaquemos que la planta saguntina es la mayor de la compañía en España, con 22.300 m2. Se
inauguró en 1986 y fabricaba tubos de escape para vehículos nuevos y para recambio.

Bosal posee otra fábrica en Pedrola (Zaragoza), que abastece a la planta de Opel en Figueruelas, y un almacén de distribución en Madrid.