El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, afirmó que la nueva edición del Plan Pima Aire supone  “echar un cable” a las pymes y autónomos tan duramente golpeados por la crisis para que puedan acceder a sus “principales herramientas de trabajo”, al menos hasta que la recuperación de la macroeconomía se traslade a sus negocios y el crédito comience a fluir. 

Para Sánchez Torres, este programa es un claro apoyo a la actividad de los pequeños empresarios, a sabiendas de que 2013 fue el primer año en el que crecieron los autónomos desde que empezó la coyuntura económica - 70 nuevos afiliados cada día, según ATA -, lo que lleva a pensar que el presente ejercicio será el de la recuperación. 

De la misma forma, el presidente de Ganvam considera que el plan - que vuelve a su esquema inicial - consolidará también la demanda de comerciales y furgonetas, que empieza a despegar tras dos años de caídas, a juzgar por la subida de casi el 11% registrada en 2013. 

Sin embargo, la patronal echa en falta las ayudas al comercial usado, a sabiendas de que son ya muchos los profesionales que están recurriendo al mercado de segunda mano para renovar sus flotas, lo que les permite arrancar o continuar con su negocio. 

De hecho, el mercado de ocasión de comerciales de ocasión se ha desmarcado drásticamente del de nuevos en términos de volumen de ventas. Concretamente, las operaciones de furgonetas usadas cerraron el pasado ejercicio con una subida del 4,6%, hasta las 329.756 unidades, mientras que las de nuevos se movieron en 85.392. 

En palabras de Sánchez Torres, “con independencia de los matices, es una necesidad que este tipo de programas se mantenga en el tiempo hasta que la mejora de la economía sea palpable a pie de calle, puesto  que son una ayuda al comprador, no al vendedor”. 

“Tienen un retorno reconocido para las arcas públicas y además de incentivar la demanda, dan la posibilidad de mejorar la seguridad vial y renovar nuestro envejecido parque”, finalizó en su exposición.