El Plan Pima Aire, que ha agotado ya sus fondos, mantiene el vigor en las matriculaciones de vehículos comerciales, que crecieron en enero un 31,2%, con un total de 9.017 unidades. El pasado mes marcó el mejor registro para un enero desde hace seis años.

 

La sustitución de vehículos antiguos por nuevos como hace el Plan Pima Aire es no solamente un elemento medioambiental y económico, sino también social, pues los nuevos vehículos equipan mucha más seguridad. Este hecho es importante en un bien cuya media de kilometraje es bastante más alta que la de los turismos.

Además, el Plan Pima Aire también está potenciando el desarrollo industrial de tecnologías alternativas como la propulsión a gas. Recordemos que España fabrica al año cerca de 26.000 vehículos a gas.