La patronal de los concesionarios Faconauto ha indicado que la iniciativa de la Xunta, cuyas bases han sido publicadas en el Diario Oficial de Galicia, “ha acertado en el diagnóstico del problema de la renovación del parque, que pasa necesariamente por apostar por todas las tecnologías disponibles en la actualidad”.

Las ayudas de este plan oscilarán entre los 500 y 750 euros. En total, el programa estará dotado con un presupuesto de 1,1 millones de euros (800.000 para particulares y 300.000 para profesionales autónomos). Con estas cantidades, la Xunta espera mover más de 40 millones de euros y crear alrededor de 300 empleos directos, además de sustituir en torno a unos 2.000 vehículos en lo que resta de 2019.

Los beneficiarios tendrán que residir en la comunidad gallega y entregar un vehículos de diez o más años al comprar el nuevo coche. Los nuevos vehículos deberán de emitir un máximo de 120 gramos de CO2 por kilómetro y contar con la clasificación energética 'A' para particulares, mientras que en el caso de las empresas y autónomos, habrá un tope de emisiones de 137 gramos.

En línea con el Gobierno gallego, Faconauto considera que “el modo más eficaz para asegurar a corto y medio plazo una movilidad sostenible en Galicia es propiciar la retirada de la circulación de los vehículos con más de diez años, más contaminantes e inseguros”. La edad media del parque automovilístico gallego se sitúa en 12,1 años y el 35% de los coches que circula por sus carreteras tienen más de 16 años.

Según la patronal, esta medida de la Xunta llega en un “momento oportuno” para los concesionarios, que arrastran ya diez meses consecutivos de caídas en las matriculaciones, lo que pone en peligro puestos de trabajo, la viabilidad de los concesionarios y sus futuras inversiones.

“El sector necesita medidas como la planteada por la Xunta de Galicia para revertir la tendencia negativa que viene arrastrando el mercado en los último diez meses y devolver la tranquilidad al comprador. Al mismo tiempo, reconoce que el camino más rápido para ir hacia la necesaria descarbonización de la movilidad es retirar de la circulación los vehículos antiguos”, ha declarado el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez.

En su opinión, “el comprador anda muy perdido y, de esta manera, recibe un mensaje claro de que actualmente puede optar por cualquier tecnología disponible para solucionar su movilidad. Estamos seguros de que un plan similar a nivel nacional tendría un efecto parecido, funcionaría desde el primer momento y acabaría con la recesión que viven las matriculaciones”.