La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam) considera que la aprobación en Consejo de Ministros del Plan Pima Transporte cumple una asignatura pendiente con uno de los grandes olvidados del sector, como es el segmento de los industriales pesados.

 

En este sentido, los vendedores afirman que este programa contribuirá a consolidar la dinámica de crecimiento registrada por el mercado de camiones y autobuses, ya que aunque en lo que llevamos de año ha subido un 23,4% y sus volúmenes (16.333 unidades hasta noviembre) están lejos de mostrar "normalidad".

La aprobación del Plan Pima Transporte ayudará, sin duda, a impulsar un mercado que previsiblemente superará las 18.000 unidades en 2015, lo que supone alrededor de un 6% más.

Para Ganvam, este programa de incentivos a la compra empujará asimismo el rejuvenecimiento del parque, al permitir retirar de la circulación cerca de 1.800 unidades de pesados, cuya renovación es fundamental no sólo para el medio ambiente, sino para la seguridad vial y la de los propios viajeros, máxime cuando cada vez son más los que optan por el autobús como medio de transporte por ser más económico y accesible.

Según el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, "sin duda los planes de ayudas suponen un impulso al mercado hasta que la economía se normalice, máxime cuando no suponen un gasto para el Estado sino una inversión rentable, teniendo en cuenta el retorno vía impuestos e IVA".