El precio medio de los seguros de coches a terceros y terceros ampliado, que suman el 70% de las contrataciones, se incrementó entre enero y octubre de este año un 5,3%, pasando de 353 euros a 371,5 euros.

De cara al próximo año, en un contexto de aumento de la siniestralidad y con el nuevo baremo de indemnizaciones a punto de entrar en vigor, se estima que los precios puedan crecer un 6% más.

 

Después de más de seis años consecutivos con descensos en los ingresos del sector del seguro de coche, en 2015 las cifras volvieron a crecer, un cambio que se ha visto reflejado también en los precios.

La crisis económica trajo consigo una fuerte competencia en el sector asegurador y fueron necesarios descensos continuados en los precios del seguro de coche para evitar perder cuota de mercado. Recordemos que en 2014 comenzó a frenarse dicha caída y a verse un cambio de tendencia.

De hecho, entre enero y diciembre de 2014 el índice anual del seguro de coche de Kelisto.es ya registró un aumento en los precios del 5,1% en los seguros a terceros y terceros ampliado, frente a la caída del 5% de 2013.

El incremento ha sido ligeramente mayor durante este ejercicio. El mayor incremento, el de los seguros a terceros: un 8,4%, desde los 335,7 euros de precio media en enero a los 363,9 de octubre. Por su parte, la prima media de los seguros a terceros ampliado ha crecido un 2,4%, desde los 370,3 a los 379,21 euros.

Por otro lado, aunque no se ha tenido en cuenta en este estudio, al representar en torno a un 5%, el precio medio del seguro a todo riesgo (sin franquicia) ha experimentado un crecimiento del 24,9%, desde los 1.090,6 euros a los 1.362,6.

El próximo ejercicio se mantendrá la tendencia al alza y aspectos como la mayor movilidad en carretera y el nuevo baremo de indemnizaciones podrían elevar el incremento en los precios hasta un 6% más.

La guerra de precios en la que han estado sumidas las aseguradoras ha llegado a su fin y la situación se ha vuelto insostenible para sus cuentas de resultados.

Con un nuevo contexto de aumento de la siniestralidad, deben asumir el sobrecoste que se ha generado y la única forma de volver a una situación estable que permita dar el servicio de calidad que necesitan los asegurados es subir las primas de los seguros de coche.