Como ya hemos señalado en Posventa.info, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo ultima ya el Real Decreto para modificar la normativa vigente de la ITV y liberalizar la inspección. De hecho, la norma se encuentra en período de discusión y alegaciones (si quieres ver el artículo completo pulsa aquí). El proyecto plantea suprimir todas las incompatibilidades que afectan a la actividad de las ITV y que concesionarios o talleres pudieran desarrollar esta actividad.

En este sentido, Manuel García Arenas, presidente de la Confederación Española de Talleres (Cetraa), en declaraciones al diario "La Nueva España" ha asegurado que para este sector sería "un alivio" en plena crisis incorporar los servicios de ITV y descarta el conflicto de intereses.

"Defendemos que el sistema de control sea estricto y que se ponga coto a los dos millones de coches que nunca han pasado la ITV. La liberalización existe aunque la autorización está cedida a las autonomías. Esto se puede disciplinar con la ley de unidad de mercado", señaló. Preguntado por dichas declaraciones, García Arenas se reafirma en los entrecomillados citados, si bien señaló que en el artículo de La Nueva España se malinterpretaron sus palabras al mezclarlas con las de otras asociaciones, como Ganvam. Puedes consultar el artículo de la nueva España aquí.
Estas declaraciones contrastan con la postura oficial que ha mantenido la confederación, que siempre ha señalado que "no se puede ser juez y parte", por lo que se han mostrado siempre contrarios a que un mismo taller pueda hacer la revisión previa y la ITV: "El servicio de pre ITV en el resto de talleres no tendría sentido", afirman, aunque sí ven positivo que se liberalice la instalación de ITV "siempre que no se dediquen a la reparación".
La otra patronal nacional de talleres, Conepa, incluso va un paso más allá, al señalar que la liberalización podría llevar a que "grandes grupos entren de lleno en el sector", instalando al mismo tiempo un taller y una estación de ITV. Esto, sostienen, significaría que mucha demanda se trasladase a estos centros en detrimento de las pymes del sector, que suponen hasta el 25?l total, y que no podrán afrontar la inversión, de 100.000 euros por línea.