Los planes previstos en los Presupuestos contemplaban 67 millones de euros en concepto de ayudas orientadas a financiar las actuaciones de apoyo a la movilidad energéticamente eficiente y sostenible, informa la web de Faconauto.

Además, abarcaba la implantación de puntos de recarga en zonas de acceso público, siendo este apoyo financiero a infraestructuras una de las novedades del programa respecto a ediciones anteriores. A partir de 2017, también se incorporó el apoyo a los vehículos de pila de combustible dentro del programa.

La idea planteada era dividir el fondo destinado a la movilidad eficiente y sostenible en dos partes. El Ministerio para la Transición Ecológica destinaría 50 millones de euros, gestionados por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), mientras que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo controlaría los 17 millones restantes.

De estos 17 millones a Industria, un total de 8,94 millones irían destinados a empresas privadas; 6,8 millones a familias e instituciones sin fines de lucro; 1,1 millones a entidades locales; 80.000 euros a comunidades autónomas; y otros 80.000 euros a sociedades, entidades públicas empresariales, fundaciones y resto de entidades del sector.