A continuación les adjuntamos un interesante vídeo del programa 'Teleobjetivo' de RTVE que recalca el problema actual con los catalizadores robados, posteriormente vendidos en el mercado. De hecho, algún recambista nos ha confesado que a día de hoy le llegan más encargos de este producto para sustituir catalizadores robados que para el mercado de reposición por averías.

Se trata, sin duda, de uno de los negocios más lucrativos, pues los metales preciosos que llevan en su interior (platino y rodio) “hace que se paguen muy bien en el mercado negro”.

Los ladrones, como expone el vídeo, han evolucionado en su forma de trabajar. Ahora lo hacen con menos riesgo, es más lucrativa y tiene menos penalidad. “Trabajan en un horario más o menos comercial”, dice la Policía.

Sin duda, el robo de catalizadores tiene poco riesgo y muchos beneficios, pues los metales preciosos, una vez fundidos, se transforma en un polvo que alcanza un alto precio en el mercado. Por ejemplo, a día de hoy el precio del platino es de 27 euros el gramo.