La Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción (Conepa) calcula un incremento del 3,7% en la facturación de los talleres a lo largo del recién finalizado 2015, siendo la primera vez desde 2009 que el sector de la reparación y el mantenimiento de vehículos experimenta un crecimiento.

Sin embargo, la satisfacción por los resultados globales de 2015 queda empañada por dos factores: la ralentización de la demanda en el último trimestre en relación a los siete primeros meses del año (cuando Conepa reportó un crecimiento acumulado del 5%) y la queja por la inestabilidad en las entradas al taller, que da lugar a etapas de mucho trabajo frente a otras de escasa afluencia de vehículos a sus instalaciones sin aparente explicación.

Tales circunstancias son la causa que el empleo apenas haya aumentado durante los doce meses (menos de un 1%, sin conseguir alcanzar los 140.000 trabajadores, unos 15.000 menos que en 2010) y que las inversiones en modernización de instalaciones y equipamiento no hayan alcanzado los niveles previstos por las empresas a comienzos de año.

Por meses, los mejores de 2015 para los talleres fueron abril, junio y, sobre todo, julio, tradicional mes de preparación de los desplazamientos de vacaciones. En el último trimestre, sólo octubre presentó resultados por encima de la media del año.

En cuanto a especialidades, la electromecánica lidera el crecimiento del sector, gracias especialmente a un aumento en la demanda de operaciones de mantenimiento periódico, "olvidadas" durante la crisis y que dieron lugar a un considerable deterioro del parque español.

Los talleres de todas las zonas de España muestran unanimidad al subrayar tal tendencia y destacan también que los consumidores españoles han invertido en torno a un 5% más en el cuidado de su vehículo.

Las reparaciones de carrocería tras un accidente o pequeño golpe muestran también crecimiento aunque menor, un 1,5%, ligado al aumento de los kilómetros recorridos y a un leve repunte de la siniestralidad.

Durante 2015, los talleres españoles han continuado su lucha contra la incidencia de la economía sumergida en el sector. Conepa muestra su satisfacción por los resultados de las campañas informativas realizadas para mentalizar a los usuarios de los riesgos de dejar sus vehículos en manos de quien no cumple con las obligaciones legales establecidas para las empresas especialistas.

En este sentido, las asociaciones integradas en la federación presentaron directamente durante 2015 algo más de 200 expedientes de denuncia de presuntos focos de actividad ilegal a las autoridades competentes de sus diferentes ámbitos de actuación.

Respecto a este recién estrenado año, Conepa es, en principio, optimista, siempre que los talleres puedan trabajar en un contexto estable. La patronal espera confirmar la tendencia al crecimiento y alcanzar un aumento de facturación en similares parámetros de 2015. Con ello, según sus previsiones, aumentarían el empleo y la inversión al menos el doble que durante el ejercicio finalizado.