La industria automovilística española cerró los siete primeros meses del año con un superávit comercial de 4.989 millones de euros, lo que supone un aumento del 20,4% respecto al mismo período de 2012, indicó el Ministerio de Economía.

La progresión de este saldo positivo se explica principalmente por el crecimiento de las exportaciones, que aumentaron un 5,7% entre enero y julio, hasta generar 20.040,3 millones de euros.

Dentro del apartado de exportaciones, sobresalen las correspondientes a automóviles y motocicletas, que crecieron un 7,1%, hasta alcanzar la suma de 13.603 millones de euros. Además, las exportaciones de componentes totalizaron 6.437,1 millones (un 3% más).

Las importaciones también registraron una tendencia al alza, pero a menor ritmo que las exportaciones, lo que favoreció el crecimiento del superávit comercial. Así, desde enero hasta julio sumaron 15.051,3 millones de euros, un 1,6% más.